Pan de Vida

lunes 20 de agosto de 2018

Un endemoniado, ciego y mudo

22 Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.
23 Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?
24 Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios.

Mateo 12:22-24 (RVR1960)
Un endemoniado, ciego y mudo
Todos los derechos reservados © 2009 - 2014 La Palabra de Dios